Subordinadas sustantivas y adjetivas

Clases de proposiciones subordinadas

Inicio

En la subordinación, una de las proposiciones (la subordinada) desempeña una función gramatical en el seno de la oración compuesta. Ello permite clasificar las proposiciones subordinadas en tres tipos:

Las que, dentro de la oración, desempeñan cualquiera de las funciones que podría desempeñar un nombre. Se denominan proposiciones sustantivas.

Las que, dentro de la oración, desempeñan la función característica del adjetivo (servir de complemento de un nombre). Son las llamadas proposiciones adjetivas o de relativo.

Las que, dentro de la oración, desempeñan la función característica del adverbio. Se denominan, por ello, proposiciones adverbiales o circunstanciales.

Proposiciones sustantivas

Inicio

Las proposiciones subordinadas sustantivas funcionan, dentro de una oración compuesta, como podría hacerlo un nombre o sustantivo dentro de una oración simple. Esto no quiere decir que siempre podemos sustituir una proposición sustantiva por un nombre, porque no siempre la lengua ofrece nombres que permitan tal sustitución.

Funciones de las proposiciones sustantivas

Inicio

Puesto que las proposiciones subordinadas equivalen gramaticalmente a un nombre, pueden desempeñar las principales funciones del nombre. Es decir, las de sujeto, atributo, complemento de un sustantivo (con preposición), complemento de un adjetivo, complemento directo de un verbo (proposiciones completivas). Hay ciertas proposiciones sustantivas que sí pueden desempeñar las funciones de complemento indirecto y de complemento circunstancial: son las proposiciones de relativo sin antecedente.

La conjunción «que»
Inicio

Las proposiciones subordinadas sustantivas, con las excepciones que vamos a ver, se unen a la principal con la conjunción subordinante que. La cual, si así lo exige la unción que la subordinada desempeña, puede ir precedida de preposición. En el estilo epistolar o literario, se suprime a veces la conjunción, cuando van muy próximos los verbos principal y subordinado. También resulta posible u obligatoria la supresión, si la subordinada es una interrogativa indirecta con una palabra interrogativa.

La conjunción «si»
Inicio

La conjunción subordinante es si (y no que), cuando la subordinada posee un significado disyuntivo o dubitativo, o si es una interrogativa indirecta que no cuenta con una de las palabras interrogativas. Cuando la subordinada es interrogativa indirecta, pueden agruparse las dos conjunciones. En este caso, si no es la conjunción condicional.

La subordinada sustantiva en infinitivo

Inicio

La subordinada sustantiva puede presentarse en infinitivo (y sin conjunción, cuando el sujeto de la subordinada es el sujeto, el complemento directo o el complemento indirecto de la principal. Sin embargo, es conveniente (u obligatoria, según los casos) la subordinada con que y verbo en forma personal, cuando este verbo debe ir en subjuntivo.

Proposiciones adjetivas o de relativo

Inicio

Las proposiciones de relativo desempeñan una función característica del adjetivo: la de servir de complemento explicativo o especificativo de un nombre. Por eso se llaman también proposiciones adjetivas. el nombre completado (que puede desempeñar cualquiera de las unciones propias del sintagma nominal) se denomina antecedente de la proposición de relativo.

Proposiciones de relativo especificativas y explicativas

Inicio

Las proposiciones de relativo especificativas seleccionan al nombre antecedente dentro del grupo a que pertenece. Completan de modo indispensable al sintagma nominal y, por tanto, no pueden suprimirse sin alterar hondamente el significado de la oración. Se escriben sin comas.

Las proposiciones de relativo explicativas no seleccionan: se limitan a informar sobre algo que se refiere al antecedente, pero que, si se suprimiera, la oración no cambiaría de significado. Se escriben entre comas.

Proposiciones de relativo con preposición
Inicio

La proposición de relativo es siempre complemento de un nombre antecedente que se halla en la proposición principal. Y, por tanto, puede construirse con preposición, en calidad de complemento preposicional de aquel nombre.

Funciones del pronombre relativo
Inicio

El pronombre relativo, dentro de su propia proposición, puede desempeñar las funciones de todo pronombre, es decir, las mismas que cualquier sintagma nominal. Esa función del pronombre relativo puede coincidir con la desempeñada por el antecedente en la oración compleja. Pero puede desempeñar una función propia y distinta, en el seno de la proposición. Así pues, la proposición de relativo es siempre complemento explicativo o especificativo de su antecedente. Pero, dentro de ella, el pronombre relativo puede desempeñar funciones distintas de las de su antecedente.

Lo que, lo cual
Inicio

Como otros pronombres, también los pronombres que y cual adquieren un significado neutro cuando los precede el artículo neutro lo. Lo que e quivale a 'la cosa o las cosas que', y se construye sin antecedente expreso; o reproduce la proposición anterior, que es su antecedente. Lo cual (sin plural) realiza sólo esta última función. Tanto lo que como lo cual pueden desempeñar en su proposición las funciones características del sintagma nominal, al igual que los demás pronombres relativos.

Los adverbios relativos

Inicio

Unos pocos adverbios tienen también la capacidad de reproducir a un nombre antecedente y, por tanto, de realizar la misma operación gramatical que los pronombres relativos. Se denominan adverbios relativos cuando se emplean así. Son éstos: donde, como, cuando. Los adverbios relativos donde, como y cuando, no dejan de ser adverbios, por lo cual su función única, en la proposición de relativo, es la de complemento circunstancial. Hay también un adverbio relativo neutro: el adverbio cuanto, que equivale en significado y funciones al pronombre relativo neutro lo que (o a todo lo que).

Proposiciones de relativo con «cuyo»
Inicio

El relativo cuyo desempeña una función más compleja que la de los demás pronombres. Además de ser relativo, pero además:

Sirve de determinante a otro nombre, con el cual, como determinante, tiene que concordar en género y número.

Significa que el objeto designado por el nombre pertenece al antecedente; de ahí que sea posesivo.

Por todo lo cual, cuyo es un pronombre relativo-posesivo; pero atípico, pues también desempeña la función de determinante, el cual forma sintagma nominal con el nombre de la cosa poseída por el antecedente. Las proposiciones con cuyo pueden ser especificativas y explicativas.

Proposiciones de relativo sin antecedente expreso
Inicio

La proposición de relativo se enuncia con un valor indefinido y generalizador. Los pronombres quien y el que equivalen al sintagma 'la persona que'. Y el pronombre que al sintagma 'la cosa que'. Las nociones de «persona» y «cosa» son los antecedentes implícitos de tales pronombres. Estas proposiciones desempeñan funciones propias del sustantivo. Al igual que un adjetivo puede sustantivarse, también hay proposiciones adjetivas sustantivadas.

Subordinadas adverbiales

Inicio

Las proposiciones subordinadas adverbiales

Inicio

Las proposiciones subordinadas adverbiales funcionan dentro de la oración compuesta igual que funciona un adverbio o una locución adverbial dentro de una oración simple. La lengua no siempre dispone de un adverbio o de una locución adverbial que signifique lo mismo que una proposición subordinada adverbial; pero ésta posee aquel carácter porque su función es la misma que la del adverbio, es decir, la de complemento circunstancial del verbo principal. También es que la principal conjunción subordinante adverbial, sola o asociada con otras palabras (ya que, porque, a pesar de que, etc.). Pero hay también otros nexos que realizan la función subordinante.

Clases de proposiciones subordinadas adverbiales

Inicio

Proposiciones sbordinadas de lugar

Inicio

Precisan o señalan un lugar relacionado con la acción principal. Su nexo más frecuente es el adverbio donde, precedido o no de preposiciones. Donde es adverbio relativo cuando complementa a un nombre de la proposición principal, que es su antecedente. Si no hay antecedente nominal expreso, donde funciona como simple adverbio, y la proposición subordinada es adverbial de lugar.

Proposiciones subordinadas de tiempo

Inicio

Informa sobre una acción que se realiza antes, después o a la vez que la acción principal. Las temporales se insertan en la oración: a) con conjunciones y locuciones conjuntivas, b) al + infinitivo. La subordinada de tiempo puede ir en infinitivo si lleva el mismo sujeto que la oración principal. Pueden emplearse también signos correlativos: apenas... cuando; no bien... cuando.

Proposiciones subordinadas de modo

Inicio

Informan sobre la manera de realizar la acción principal. Sus conjunciones habituales son como y según.

El modo verbal en las proposiciones de lugar, tiempo y modo
Inicio

En general llevan el verbo en indicativo si expresan tiempo pasado o presente, y en subjuntivo cuando expresan futuro.

Proposiciones subordinadas comparativas

Inicio

Sirven de término de comparación a la proposición principal. Entre la proposición principal y la subordinada puede haber relaciones de igualdad, de superioridad y de inferioridad. Si el verbo de la subordinada y el de la principal es el mismo, se omite el de la subordinada. La comparación suele escerse mediante dos morfemas interrelacionados: uno figura en la proposición principal y otro en la subordinada: tal... cual, tanto... como, tanto... cuanto, más... que, menos... que.

Proposiciones subordinadas causales

Inicio

Expresan el motivo por el cual acontece la acción principal. Se unen a ésta con las conjunciones porque, pues, puesto que, ya que y como. Son también causales las proposiciones que se introducen con los morfemas de tan, de tanto.

Proposiciones subordinadas consecutivas

Inicio

Informan sobre la consecuencia que se desprende de la acción principal. La consecuencia puede ser resultado de la intensidad con que se produce la acción principal: tan + adjetivo + que, tal + nombre + que, tanto + nombre + que, tanto + verbo + que, tan + adverbio + que.Pero la consecuencia puede ser también resultado de una acción que no posee una intensidad especial; se emplean entonces las conjunciones: luego, conque, así es que, por lo tanto, pues, por consiguente. La proposición consecutiva se construye de ordinario en indicativo o en imperativo.

Proposiciones subordinadas condicionales

Inicio

Formulan una condición para que se cumpla la acción principal. Se da el nombre de prótasis a la proposición condicional y el de apódosis a la principal. La conjunción condicional más importante es si. Pero se emplean muchas otras: como, en el caso de que, a condición de que, a menos que, en el supuesto de que, siempre que, con tal de que, sólo con que, con que, etc.

El modo en las proposiciones condicionales con «si»
Inicio

Cuando la prótasis va encabezada por la conjunción si, puede construirse en subjuntivo o en indicativo. Se construye en subjuntivo cuando la condición es de realización imposible, o cuando la condición es de realización posible pero el hablante la formula con un matiz subjetivo de duda, temor, deseo... Se construye en indicativo cuando la condición de realización es posible y el hablante se limita a exponerla con neutralidad sin tomar partido. Es grave incorrección la prótasis con futuro o condicional.

Proposiciones subordinadas concesivas

Inicio

Oponen una dificultad al cumplimiento de la proposición principal, que, sin embargo, no impide el cumplimiento de ésta. La principal conjunción concesiva es aunque. Pero se emplean también a pesar de que, aun cuando, así, si bien.

¿Cuándo van en indicativo o en subjuntivo las concesivas?
Inicio

Debemos distinguir si se refieren a un tiempo pasado (se construyen en indicativo si la acción se cumplió y en subjuntivo si no se cumplió) o a un tiempo presente o futuro. En estos casos las acciones pueden ser de cumplimiento inseguro (subjuntivo) o de cumplimiento seguro (indicativo). Sin embargo, pueden construirse en subjuntivo si el hablante se opone a la opinión de otra persona.

Proposiciones subordinadas finales

Inicio

Explican para qué se realiza la acción principal. Sus conjunciones principales son a que, para que. Pero se emplean también otras conjunciones y locuciones conjuntivas: que, a fin de que, con el fin de que, con vistas a que. Las proposiciones finales se construyen siempre en subjuntivo. Pero van en infinitivo (sin que) si llevan el mismo sujeto que la principal.

Inicio