La argumentación

Argumentar significa defender una idea o una opinión aportando un conjunto de razones que justifiquen nuestra postura.

La argumentación tiene una importancia enorme en la vida social. Utilizamos la argumentación para justificar nuestros pensamientos o nuestros comportamientos, para persuadir a los demás de nuestros puntos de vista, para influir sobre el comportamiento de los otros, como base para la toma de decisiones... De hecho, ámbitos de tanta importancia social como la política o la administración de justicia se basan en la argumentación.

La capacidad para argumentar correctamente suele ir emparejada con la capacidad de influir sobre las personas y es un reflejo de la organización del pensamiento.

Elementos de la argumentación

Inicio

En toda argumentación podemos distinguir tres elementos: el objeto de la argumentación, la tesis y los argumentos.

  • El objeto de la argumentación es el tema sobre el cual se argumenta. Por ejemplo, la situación política actual, el tráfico en las ciudades o el examen de selectividad pueden ser temas de argumentación.
  • La tesis es la postura que el argumentador tiene respecto al tema objeto de argumentación. Éstas son, por ejemplo, dos posibles tesis en relación al tema «El examen de selectividad»:
  • El examen de selectividad es necesario.
  • El examen de selectividad es innecesario.
  • Los argumentos son las razones en las que basamos nuestra postura ante el tema objeto de la argumentación. Por ejemplo, la tesis «El examen de selectividad es necesario» puede sustentarse en los siguientes argumentos:
  • Conviene que se forme a la gente para aquellos puestos que necesita el país.
  • Hay que evitar que los estudiantes se concentren en algunas carreras para las que luego no hay salida.
  • Debe haber un examen que mida por igual a todos los estudiantes con independencia del centro del que procedan.

    Lógicamente los argumentos deben estar directamente relacionados con el objeto de la argumentación y con la tesis que defiende.

    Tipos de argumentación

    Inicio

    Unas veces nos vemos obligados a argumentar para defender una idea u opinión propia o aceptada por nosotros; otras veces, en cambio, nuestra argumentación no pretende mostrar la bondad o validez de nuestra postura, sino mostrar nuestro desacuerdo con una postura diferente a la nuestra. Por eso, y según el objetivo que se pretenda alcanzar, se habla de dos tipos de argumentación: la argumentación positiva y la argumentación negativa.

  • La argumentación positiva o prueba consiste en presentar argumentos que respalden nuestra postura ante el tema objeto de la argumentación.
  • La argumentación negativa o refutación consiste en aportar argumentos que sirvan para rechazar los argumentos contrarios a nuestra postura.

    Clases de argumentos

    Inicio

    A la hora de preparar una argumentación se pueden utilizar diferentes clases de argumentos. Los más importantes son los argumentos racionales, los de hecho, los de ejemplificación y los de autoridad.

    El texto argumentativo

    Inicio

    El texto argumentativo es un tipo de texto que habitualmente combina partes expositivas y partes argumentativas. Así, por ejemplo, es frecuente que el texto argumentativo comience con la presentación de unos hechos –exposición– y continúe con las razones que justifican una determinada postura frente a esos hechos –argumentación–.

    A diferencia de los textos expositivos, en los que el emisor permanece generalmente oculto tras fórmulas Impersonales, muchos textos argumentativos muestran una clara presencia del emisor y del destinatario.

    Estructura del texto argumentativo

    Inicio

    Los textos argumentativos suelen estructurarse en cuatro partes claramente diferenciadas: la presentación, la exposición de los hechos, la argumentación y la conclusión.

    La lógica argumentativa

    Inicio

    Para que una argumentación sea correcta, los razonamientos deben estar sujetos a las leyes de la lógica. Cuando en un texto argumentativo la lógica no se utiliza o se utiliza incorrectamente, entonces nos encontramos ante una mala argumentación.

    Una mala argumentación se produce muchas veces como consecuencia de la ignorancia o inexperiencia del argumentador. Pero en ocasiones se recurre a argumentaciones incorrectas de forma consciente, con la intención de convencer al destinatario del mensaje por medios no racionales.

    Errores en la argumentación

    Inicio

    En general, podemos hablar de dos grandes tipos de argumentos no sujetos a las leyes de la lógica: los argumentos incorrectos y los falsos argumentos.

    La argumentación en los medios

    Inicio

    Además de informar, los medios de comunicación tienen la misión de orientar al público para que interprete los hechos y los acontecimientos de una determinada manera. Por eso, en numerosas ocasiones el periodista no sólo expone unos hechos, sino que también transmite sus ideas o sus opiniones y argumenta sobre ellos. Esta mezcla de exposición y argumentación es muy frecuente en artículos periodísticos:

    Un siglo muerto

    Inicio

    De nada sirven las quejas y los lamentos. Lo único que hay real, tristemente real, es el hecho de que Aragón ha perdido la vida en 20.000 de sus hectáreas más ricas. Una catástrofe ecológica y económica de la que no se repondrá, en el mejor de los casos, hasta dentro de cien años.

    Las causas naturales que originaron el incendio no esconden las múltiples deficiencias de medios y coordinación, que favorecieron la propagación y extensión de las llamas. No hay que olvidar que cuando aún se discutía en los despachos de¡ Gobierno de Aragón los planes contra incendios de este verano, el fuego ya estaba devorando la vida vegetal y animal de El Maestrazgo turolense y amenazando seriamente a poblaciones habitadas. Por ello, de esta triste e irrecuperable experiencia deben sacarse las suficientes conclusiones. Primera y fundamental, que, lejos de luchas políticas, se apruebe inmediatamente un plan de mejora de masas arboladas y que se le dote de los recursos suficientes para evitar que a finales de este verano Aragón huela a chamusquina.

    Diario 16 Aragón

    Gracias a su capacidad de argumentación, los medios de comunicación influyen directamente en la opinión pública, orientándola en un determinado sentido. Por eso, para muchos, los medios de comunicación se han convertido en una especie de «cuarto poder» de nuestra sociedad.

    Los géneros argumentativos

    Inicio

    Los periódicos y demás medios de comunicación social tienen reservados unos lugares en los que desarrollan de forma especial su labor orientadora.

    Y al igual que hay géneros periodísticos para exponer hechos ante el público -como, por ejemplo, la noticia- hay otros cuya misión principal es la de argumentar sobre tales hechos. Los principales géneros periodísticos de carácter argumentativo son el artículo de fondo y el editorial.

    Inicio