Exposición.

La exposición desarrolla una o más ideas, reelabora ideas e informaciones, clarifica o puntualiza, analiza una determinada realidad, define un término o una realidad.

Reelaboración: En la reelaboración del material ajeno se puede proceder de tres maneras:

  1. Por resumen de lo dicho por otro u otros. En el resumen se pretenden destacar las tesis e ideas principales defendidas por alguien. El emisor puede dar nueva forma sin traicionar el pensamiento original. Es una prueba de la capacidad de selección.
  2. Por síntesis de lo dicho por otros sobre un mismo tema. En la síntesis se funden varios textos y, posiblemente, diversas interpretaciones. A la selección se añade la capacidad de valoración de cada una de las interpretaciones. Se acepta una y se rechazan las demás o se toman elementos de una y de otra.
  3. Por extracto de lo dicho por un determinado autor. Es semejante al resumen de una sola obra. Se distingue porque se sigue el orden establecido en la obra que se extracta y se reproducen fielmente determinadas partes del mismo. Estas formas de reelaboración pueden ser válidas por s! mismas en trabajos escolares, obras de divulgación, etc. En otro caso pueden ser utilizadas como bases de apoyo para desarrollos ulteriores que parten del material reelaborado.

Clasificación: Tanto en los textos argumentativos como en los textos expositivos se emplea la clasificación. Por la clasificación un conjunto finito o infinito de realidades se descompone en grupos con arreglo a un criterio que ha de estar cuidadosamente determinado. En toda clasificación el total de los grupos suma el total del conjunto clasificado. Los miembros de los grupos formados se excluyen. El que pertenece a un grupo no puede pertenecer a otro. La clasificación ser coherente y completa.

División: Es aplicable a la descripción literaria o técnica. Consiste en distinguir los componentes de una totalidad. La división se produce como resultado del análisis detenido del todo que se ha de escribir y facilita la ordenación del discurso. La división puede ser: a. Estructural (toma en cuenta la organización externa o interna por su disposición. Cada componente se sitúa en relación a los demás). b. Funcional (atiende a las necesidades que cubre en el conjunto por su aprovechamiento y utilidad). c. Cronológica (atiende a la sucesión en el tiempo. Se emplea esencialmente en la exposición o narración de acciones).

Definición: Definir es delimitar un objeto o realidad o una palabra. A la pregunta "¿Qu es esto?" se le puede contestar mediante una descripción más o menos gráfica y colorista que sirve para dar una idea del objeto: su forma, su estructura... La definición contesta la misma pregunta, pero con mayor precisión y rigor, y aspira a ser concluyente. Es más esencial que la descripción, no tiene enunciados innecesarios. Una buena definición da una contestación de tal concisión y exactitud que puede sustituir al término definido sin hacer variar el significado total de la frase en que aparezca. En toda definición se sobreentiende una clasificación. As! consta de dos componentes necesarios: clasificación del definido y subclasificación. Se sitúa el definido dentro de una clase a la que pertenece (genus) primero. Después se sitúan las diferenciaciones que lo separan de los restantes miembros de una clase. El definido no debe entrar en la definición. En cualquier exposición o argumentación es importante la definición de palabras. Hay que evitar toda mala interpretación o ambigüedad. Se debe fijar, cuando haya posible duda, el sentido en que es utilizada tal o cual palabra. La definición de palabras por sinónimos es siempre peligrosa. Se suele decir que no hay sinónimos porque efectivamente siempre parece haber una determinada connotación en uno de los supuestos sinónimos que no existe en el otro.

Identificación: Una palabra recubre un concepto y una realidad. La forma más directa de presentarla es su identificación. En situación, basta con señalarla. En el escrito, sin embargo, el emisor se encuentra en inferioridad, tiene que reconstruirlo todo mediante palabras a su vez.

Las palabras suelen ser equívocas. Se emplean en la lengua hablada sin demasiadas precisiones. La palabra no sólo denota sino connota. En el escrito hay que precisar. Se pueden emplear sinónimos. Pero, ¿existen realmente los sinónimos? Con frecuencia la palabra se niega a una definición. Hay que proceder en este caso al análisis de sus usos.