Los textos de opinión

Lenguaje de los textos de opinión

Inicio

Se denominan textos de opinión aquellos cuyo contenido consiste en reflexiones o pensamientos de un individuo o de un grupo, transmitidos con la finalidad de convencer a los demás de la verdad que encierran. En estos textos, no sólo se exponen opiniones propias, sino que también se recogen las de otros, bien sea para confirmar cuanto se dice, bien para refutarlo y revalidar así la opinión propia.

Rigor y creación

Inicio

Los textos que reflejan las opiniones y los pensamientos de un autor pueden mostrar un contenido próximo a la exposición científica; pero se ofrecen como resultado de una reflexión personal, de un proceso de creación, que los aproxima a la literatura.

El lenguaje de los textos de opinión es, por tanto, el resultado de una mezcla de los rasgos propios de ambas disciplinase rigor y precisión en la denotación científica, y libertad creativa en la creación literaria.

Rasgos del lenguaje científico

Rasgos del lenguaje literario

  • Uso de los tecnicismos, no tan precisos como los de los textos científicos, pues su significado depende de las concepciones y de la ideología del autor y de la época.
  • Abundante presencia de sustantivos abstractos y predominio de presentes atemporales.
  • Utilización de la primera persona verbal frente a la impersonalidad de la enunciación científica; y de la segunda y tercera del plural que «obligan» a estar de acuerdo con lo que se dice.
  • Empleo de recursos literarios: procedimientos rítmicos, imágenes, narraciones, etc., que mantienen la atención de los receptores.

Y ahora nos toca comentar la juventud y su deber fundamental: que es la rebeldía. A muchos sorprenderá –tal vez escandalizará a algunos– que consideremos la rebeldía como un deber. [...] Cuando un ser humano marcha por la vida sin obstáculos, ya decía santo Tomás que es necio llamarle virtuoso, por bueno que sea. Mientras no surge la piedra que cierra nuestro camino, el espíritu satánico, que todos llevamos dormido en el alma, prefiere no despertar, porque, como gran capitán que es, sólo gusta de entablar sus batallas en las condiciones más favorables. Sólo entonces, en el trance difícil, es una virtud el ser rectamente hombre, por encima de todas las sugestiones que nos invitan a claudicar. Y el modo más humano de la virtud juvenil es la generosa inadaptación a todo lo imperfecto de la vida –que es casi la vida entera–, esto es, la rebeldía.

Gregorio Marañón

Ensayos liberales


Discurso

Inicio

Una de las posibles modalidades de texto de opinión es el discurso.

Un discurso es un texto de transmisión oral cuya finalidad consiste en convencer, persuadir o agradar a un público.

Tipos de discurso

Inicio

Se pueden pronunciar discursos en diversas situaciones:

Estructura

Inicio

Los temas de los discursos son diversos, pero la organización de estos textos suele responder a criterios fijos:

Yo nunca he sabido hablar ni bien ni regular. La elocuencia, atributo muy hispánico, me ha sido vedada, Hablo mal en privado, por eso hablo poco en las pequeñas reuniones de amigos, y hablo peor en público, por lo cual sería mejor para ustedes que no les dijera nada. Me resistí siempre a ofrecimientos, insistencias e incredulidades, sin saber que una fatalidad inexorable me obligaría a hablar públicamente, por primera vez, en España. Para desilusión de mis oyentes, muchos de ellos magistrales conversadores, mi torpeza oratorio se vio penosamente confirmado.

Juan Carlos Onetti

Discurso de recepción del premio Cervantes 1980

Ensayo literario

Inicio

El ensayo literario constituye un tipo de texto de opinión muy habitual, en el que las consideraciones y pensamientos del autor se ofrecen como sugerencias y no como conocimientos especializados.

El ensayo literario es un texto de transmisión escrita en el que se realiza la exposición subjetiva de ideas.

En un ensayo, no se busca ni la exhaustividad ni la demostración experimental; lo que se pretende es ofrecer los puntos de vista de su autor, su visión del mundo.

Estructura abierta

Inicio

La estructura del ensayo, a diferencia de la del discurso, es abierta; las ideas se van presentando como si surgieran del proceso de reflexión del autor. Aparecen digresiones, ejemplos, citas, alusiones y referencias culturales. El ensayista escribe para un público y lo hace con una intención estética.

Viven los cuadros alojados en los marcos. Esa asociación de marco y cuadro no es occidental. El uno necesita del otro. Un cuadro sin marco tiene el aire de un hombre expoliado y al desnudo. Su contenido parece derramarse por los cuatro lados del lienzo y deshacerse en la atmósfera. Viceversa, el marco postula constantemente un cuadro para su interior, hasta el punto de que, cuando le falta, tiende a convertirse en cuadro cuanto se ve a su través.

El marco no atrae sobre sí la mirada. La prueba es sencilla. Repase cada cual sus recuerdos de los cuadros que mejor conoce, y advertirá que no se acuerda de los marcos donde viven alojados. No solemos ver un marco más que cuando lo vemos sin cuadro en casa del ebanista; esto es, cuando el marco no ejerce su función, cuando es un marco cesante.

José Ortega y Gasset

Meditación del marco

Inicio